Adamou Ide, el miedo entra en su vocabulario

Adamou Ide nació en Niamey, Níger, el 22 de noviembre de 1951. Poeta y novelista. Presidente de la Societé des Gens du Lettres du Níger, asociación de escritores y hombres de la cultura. Recibió el Premio Nacional de Poesía en 1981.

Relata así sus inicios en la poesía:

«…Desde muy dentro de mí, un agudo sentimiento de injusticia y revuelta emergía. Creo que no he tratado de entender… he gritado: ¡era la voz de la poesía! que se convirtió en arma y tribuna de protesta y denuncia: Clamo por amor, libertad, solidaridad, hermandad entre los hombres y pienso que en cada hombre existe un poeta. Pero también siento que los poetas son temidos por los poderosos que utilizan la violencia, prósperos a costa del sufrimiento colectivo. Al denunciarlos algunos poetas son encarcelados, torturados, asesinados o exiliados como si fuese suficiente para matar el poder de la palabra en ellos. Los poetas continúan pagando un pesado tributo por la libertad de pensamiento. ¡Una vez más aparece la poesía como el último bastión en la lucha por la libertad! En estos tiempos, algunos poderosos de este mundo creen ser capaces de esclavizar a otros por medio del pensamiento unilateral, injustas leyes económicas, guerras injustas y esperan que los poetas hablen de esta u otra manera. ¡Ahora más que nunca, necesitamos la poesía y de poetas comprometidos en la lucha por la paz, la justicia y la tolerancia! La poesía de canción de cuna está hecha para adormecer a los niños, mientras caen las bombas y destruyen sus piernas. Nunca he creído en este tipo de poesía «descolorida» y «desodorizada». Creo en las palabras que nombran el sufrimiento y que despiertan y siembran la esperanza en surcos abiertos por la miseria y las lágrimas. La escritura poética me ha permitido vivir una increíble aventura. Una siempre nueva aventura en un misterioso mundo de palabras. Uno siente en el poema que la vida agitada de las palabras está siendo escrita, que ellas se amontonan para hallar un lugar en el verso, se abrazan unas a otras para generar ritmo, para provocar o estimular sentidos en el lector, y uno nunca sabe cuándo el poema está terminado o es el poeta que cansado ha bajado las armas. ¡Pero, qué importa si el poema está allí y canta ante ti el amor real y la libertad!…»

En la XVII edición en 2007 del Festival Internacional de Poesía de Medellín, pronunciaba la siguiente poesía que habla sobre el miedo:

¡Tengo miedo!
Sí, no lo oculto de ti
Lo digo: ¡Tengo miedo!
Tengo miedo
De todos los himnos que cantas
Elíxires vomitados ruidosamente
Esgrimidos
Tengo miedo de tus banderas
Restallando en el viento de tu locura
¡Tengo miedo!
A ti te confieso mi miedo
Tengo miedo de tus tiendas levantadas
Esparcidas en los jardines florecidos
Tengo miedo de tus juegos adultos
En prosaicos pasillos
¡Yo sé que un día
Tú me matarás!
Tengo miedo
Sí, yo confieso mi miedo
Tengo miedo de tus manos enguantadas
Que esconden numerosos cactus
Tengo miedo cuando un niño
Clama por la vida en su fría cuna
Tengo miedo cuando demuestra éxtasis
¡Yo sé que un día
Tú lo matarás!

El Festival nació en 1991 gracias al empeño de Fernando Rendón y otros miembros de la revista Prometeo. Fue fundado, como reacción, en medio de un clima de violencia y muerte que había en la ciudad, como expresión de la capacidad movilizadora de la poesía para reconstituir el tejido social lacerado por la explosiva disgregación, y para proponer nuevas alternativas a la vida humana.

La acelerada progresión en el crecimiento del Festival, en directa relación con el número y calidad de los centenares de poetas participantes en representación de muchísimos países de cinco continentes, sumado a la gran afluencia de público en todos los actos, de una parte; y a la consolidación de las publicaciones, las organizaciones de poetas y los festivales internacionales de poesía existentes en el mundo, todo aunado al surgimiento constante de nuevos proyectos con características similares, permiten prever una influencia cada vez mayor de la poesía en la sociedad humana.

El Festival Internacional de Poesía de Medellín, mediante la acción poética enérgica y masiva, ejerce firmemente el derecho a la libertad de pensamiento, de reunión y de expresión, el derecho y el deber de contradecir a la realidad de un estado autoritario, como demanda de la profundización de la democracia política y cultural en Colombia, por una solución negociada a la guerra y por la construcción de un país para la vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s