Teoría de la Felicidad

Nuestro querido colaborador Raúl comparte en esta semana de la felicidad, una interesante reflexión sobre este tema tan subjetivo.

Tu propia felicidad reside en la felicidad de los demás: esta es la frase que para mi, resume la felicidad.
Esta teoría es fruto de la “investigación” a la cual he sometido mi mente durante los últimos meses, mientras intentaba defender esta frase.


El primer punto que abarca esta teoría, el elemento que predomina por así decirlo, es el amor. Como seres humanos, todos necesitamos ser amados y amar en la misma medida de lo posible, aunque contrae  gran dificultad que la balanza se mantenga por igual en ambos polos.


Muchas personas estarán totalmente de acuerdo, que no hay sentimiento más puro y satisfactorio para una persona, que el amor, pero en el hecho de querer y sentirse querido, es difícil que el amor nos lo inculquemos cada uno de nosotros, a nosotros mismos. Es decir el amor verdadero, se da y se recibe, nunca se autoproclama.


No tan sólo podemos ser felices otorgando el amor y recibiéndolo, sino que podemos dar amor, pero a cambio recibir el amor en miles de maneras de afecto posible, de varias personas a la vez.Es muchísimo más fácil recoger pequeños pedazos de felicidad de nuestros seres amados y unirlos para sentirnos bien, que la búsqueda de la felicidad interior, del yo.


El segundo punto, bastante importante también, es el vínculo equivocado que puede crearse con una mala administración de los sentimientos. Intentar crear la felicidad de la persona misma a través de otras personas no debe crear nunca un vínculo de total dependencia.
Para la felicidad también se necesita un grado de coherencia, no todo lo que la felicidad nos haga sentir lo debemos abarcar sólo al simple hecho de sentirnos amados, la unión de todas las piezas también implica un grado de realismo que otorga el miedo a la soledad.

En conclusión: debemos saber hallar nuestro amor por las personas en su grado de necesidad, saber administrarlo y sobretodo dejar que el hecho de recibir amor, es la recompensa del trabajo bien hecho, es un intercambio de felicidad mutua, una cadena de propagación de la felicidad, tú das, ellos reciben, ellos dan, tú recibes. Siempre y cuando no se cree una total dependencia por alguien, puesto que entonces basaríamos todo en solo dar a alguien (individuo) y sólo recibir por parte de ese único individuo, y si la devolución fallara, no habría otras opciones de apoyo en la felicidad. Por tanto la vital importancia del amor, de saber administrarlo y de hallar la felicidad de compartirlo. Hallar en los demás los principios de tu felicidad.

Desde este espacio os invito a opinar sobre qué significa para vosotros “la felicidad”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s