La obtención de los sueños

El mundo está en las manos de la gente capaz de ver las transformaciones del presente, de la gente con coraje para vivir sus sueños, cada cual de acuerdo con su propio talento.

(Paulo Cohelo)

Muéstrame un obrero con grandes sueños y en él encontrarás un hombre que puede cambiar la historia. Muéstrame un hombre sin sueños, y en él hallarás a un simple obrero.

(James Cash Penny)

Cuando nuestros sueños se han cumplido es cuando comprendemos la riqueza de nuestra imaginación y la pobreza de la realidad.

Existen derrotas, pero nadie está a salvo de ellas. Por eso es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños que ser derrotados sin siquiera saber por qué se está luchando.

Cuando quieres algo, todo el universo conspira para que realices tu deseo

El universo siempre conspira a favor de los soñadores

(Paulo Cohelo)

Los lectores de Paulo Cohelo se habrán dado cuento de que el escritor siempre ha trasmitido una fe inigualable en la conquista de los sueños. Con dulces y reflexivas historias, nos ha instado a creer que los sueños se cumplen. Sin embargo, no sólo escritores del estilo de Paulo Cohelo, o creyentes de cualquier dogma religioso, esotérico o demás, creen en la afirmación de que los sueños se cumplen. La teoría sobre la que se apoya la afirmación es la Ley de la atracción.Es una ley muy conocida, y se basa en el principio de que “lo semejante atrae lo semejante”. En tal sentido las experiencias físicas de los individuos corresponden a sus pensamientos predominantes, sentimientos, palabras y acciones, por lo que tenemos la habilidad de controlar la realidad de nuestras vidas a través de nuestros pensamientos.

Este principio está basado en el concepto de que los pensamientos, conscientes e inconscientes, emociones, creencias y acciones atraen experiencias positivas o negativas que estén en concordancia. Obtenemos lo que pensamos y creamos nuestras propias realidades a través de nuestros pensamientos e imágenes mentales.

Y ahora además, para aquellos que les abruma un habitual escepticismo en estos asuntos, la ciencia, y en concreto la física cuántica corrobora la afirmación de Cohelo de: El universo conspira para que realices tu deseo.

Durante décadas, los poderes de la mente han sido cuestiones asociadas al mundo “esotérico”, cosas de locos. La mayor parte de la gente desconoce que la mecánica cuántica, es decir, el modelo teórico y práctico dominante hoy día en el ámbito de la ciencia, ha demostrado la interrelación entre el pensamiento y la realidad. Que cuando creemos que podemos, en realidad, podemos. Sorprendentes experimentos en los laboratorios más adelantados del mundo corroboran esta creencia.

El estudio sobre el cerebro ha avanzado mucho en las últimas décadas mediante las “tomografías”. Conectando electrodos a este órgano, se determina donde se produce cada una de las actividades de la mente. La fórmula es bien sencilla: se mide la actividad eléctrica mientras se produce una actividad mental, ya sea racional, como emocional, espiritual o sentimental y así se sabe a qué área corresponde esa facultad.

Estos experimentos en neurología han comprobado algo aparentemente descabellado: cuando vemos un determinado objeto aparece actividad en ciertas partes de nuestro cerebro… pero cuando se exhorta al sujeto a que cierre los ojos y lo imagine, la actividad cerebral es ¡idéntica! Entonces, si el cerebro refleja la misma actividad cuando “ve” que cuando “siente”, llega la gran pregunta: ¿cuál es la Realidad? “La solución es que el cerebro no hace diferencias entre lo que ve y lo que imagina porque las mismas redes neuronales están implicadas; para el cerebro, es tan real lo que ve como lo que siente”, afirma el bioquímico y doctor en medicina quiropráctica, Joe Dispenza en el libro “¿y tú qué sabes?”. En otras palabras, que fabricamos nuestra realidad desde la forma en que procesamos nuestras experiencias, es decir, mediante nuestras emociones.

(http://www.rafapal.com/?page_id=663)

¡Soñadores del mundo, lo imposible ha muerto! Sigamos soñando, sigamos creyendo en sueños, y sobre todo, sigamos luchando por lo que queremos.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, nuestra realidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s