Surrealismo y cine

…SOÑEMOS PUES…

Uno de los descubrimientos más importantes de Freud es que las emociones enterradas en la superficie subconsciente suben a la superficie consciente durante los sueños, y que recordar fragmentos de los sueños pueden ayudar a destapar las emociones y los recuerdos enterrados.

Freud mantiene que todos los sueños representan la realización de un deseo por parte del soñador, incluso los sueños tipo pesadilla. Hay sueños negativos de deseos, donde lo que aparece es el incumplimiento de un deseo. Para esto se dan varias explicaciones, entre las cuales está la satisfacción de una tendencia masoquista. No obstante sigue en pie la conclusión general de Freud: los sueños son realizaciones disfrazadas de deseos reprimidos. Según su teoría, la “censura” de los sueños producen una distorsión de su contenido. Así que lo que puede parecer ser un conjunto de imágenes soñados sin sentido puede, a través del análisis y del método “descifrador”, ser demostrado ser un conjunto de ideas coherentes. Freud propone que al valor del análisis de los sueños se radica en la revelación de la actividad subconsciente de la mente.

Es todo una apuesta por parte del cine (y en general por todas las artes que practicaron el surrealismo), expresar el inconsciente, cada arte a su modo.

Los surrealistas, entre otras cosas, se hicieron eco de los postulados de Dadá acerca de la necesidad de destruir todo arte existente, empezar desde la nada y abolir la distinción entre arte y vida. Así como la provocación es el único método válido para agitar las adormecidas conciencias, el cine surreal buscaba romper con la causalidad convencional a favor de la casualidad, el hallazgo fortuito, el mundo de los sueños y del inconsciente. Para ello operaba dentro de las figuraciones, la ficción y las convenciones espaciales y temporales del cine dominante, pero con el fin de desarticularlas y crear algo nuevo que destruyera el imperio de la razón en que se sostenía el mundo occidental.

Se juega con los sueños, con la imaginación, presenta fusión y superposición de imágenes. Se mezcla la violencia de un acoso sexual con la imaginación de un personaje y se superponen a la vez figuras.

El cineasta Luis Buñuel fue el más destacado en el campo del surrealismo cinematográfico, con obras como Un perro andaluz y La edad de oro.

Esta película (UN PERRO ANDALUZ) nació de la confluencia de dos sueños. Dalí me invitó a pasar unos días en su casa y, al llegar a Figueras, yo le conté un sueño que había tenido poco antes, en el que una nube desflecada cortaba la luna y una cuchilla de afeitar hendía un ojo. Él, a su vez me dijo que la noche anterior había visto en sueños una mano llena de hormigas y añadió: -“Y si, partiendo de esto, hiciéramos una película?”. Pronto nos pusimos manos a la obra siguiendo una regla adoptada de común acuerdo: no aceptar idea ni imagen alguna que pudiera dar lugar a una explicación racional, psicológica o cultural. Abrir todas las puertas a lo irracional. No admitir más que las imágenes que nos impresionaran, sin tratar de averiguar por qué“.

En ninguna de las artes tradicionales existe una desproporción tan grande entre posibilidad y realización como en el cine. Por actuar de una manera directa sobre el espectador, presentándole seres y cosas concretas; por aislarlo, gracias al silencio, a la oscuridad, de lo que pudiéramos llamar su hábitat psíquico, el cine es capaz de arrebatarlo como ninguna otra expresión humana. Pero como ninguna otra es capaz de embrutecerlo. Por desgracia, la gran mayoría de los cines actuales parece no tener más misión que ésa: las pantallas hacen gala del vacío moral e intelectual en que prospera el cine, que se limita a imitar la novela o el teatro, con la diferencia de que sus medios son menos ricos para expresar psicologías (LUIS BUÑUEL)

Siguiendo la estela de Buñuel, muchos directores de cine clásico y contemporáneo han tratado de ahondar en el mundo de los sueños. Alfred Hitchcock en particular, realizó junto a Salvador Dalí, una escena surrealista en la película Recuerda. En el cine de David Lynch, Spike Jonze, Michel Gondry o Julio Médem entre otros, a pesar de realizar el surrealismo siguiendo el hilo de una historia concreta, han dejado ver  la influencia del cine surrealista.

Películas:

Un perro andaluz (Buñuel) , Recuerda (Hitchcock), Donnie Darko (Richard Kelly), Alicia en el País de las Maravillas, (Tim Burton) Terciopelo azul, Mulholand Drive , Carretera perdida,(David Lynch), El gran lebowsky (Hermanos Cohen), La ciencia del sueño, Olvídate de mi, (Michel Gondry) , Caótica Ana, La ardilla roja (Julio Médem), Como ser John Malchovich (Spike Jonze) , Parnasus, Tideline, MIedo y asco en las vegas (Terry Gilliam) ,The Fountain (Darren Aronofsky), Waking Life (Richard Linklater).

“Adoro los sueños, aunque mis sueños sean pesadillas y esas sean la más de las veces, están sembrado de obstáculos que conozco y reconozco pero me es igual. Esta locura por los sueños, por el placer de soñar, que nunca he tratado de explicar es una de las inclinaciones profundas que me han acercado al surrealismo.”

(Luis Buñuel)


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Surrealismo y cine

  1. Railindae dijo:

    Me encanta el montaje que has hecho del video, Marietta¡¡ ^^

  2. aliss89 dijo:

    Si, es genial! El cine es realmente el mundo de los sueños.. Que grande tiersen en la BSO de good bye lenin! Proximamente, entradas de BSO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s