Alice in Wonderland, un país de ensueño

Alicia en el país de las maravillas (Alice in Wonderland) es una película de fantasía, inspirada en los libros del escritor Charles Lutwidge Dodgson más conocido como Lewis Carroll: Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas de 1865 y A través del espejo y lo que Alicia encontró allí de 1871.

Ambos cuentos están llenos de alusiones satíricas a los amigos del escritor, la educación inglesa y temas políticos de la época. El país de las maravillas que se describe en la historia es como un juego de lógica, lo que le ha otorgado gran popularidad a lo largo de la historia.

De la primera historia de Alicia, Alicia en el País de las Maravillas solo se conservan 23 copias de la primera edición, 17 de las cuales están en bibliotecas públicas, mientras que el resto está en manos privadas.

Numerosas han sido las adaptaciones de este mundo mágico creado por Lewis Carroll, sin ir muy lejos enseguida nos viene a la cabeza la adaptación que hizo Disney en 1951. Tim Burton no podía ser uno de los que dejaran escapar la oportunidad, y el pasado 16 de abril se estrenaba en los cines españoles la película. Para su desarrollo, Burton utilizó el poema Jabberwocky, el cual aparece en A través del espejo y lo que Alicia encontró allí, para inspirar la estructura de una historia, una aventura que tuviera un hilo emocional y por tanto, un anclaje narrativo y psicológico más allá de la presentación de unos hechos, unos tras otros.

De todas las traducciones existentes os dejo la versión que más me ha gustado realizada por Jaime de Ojeda, traducción que se incluye dentro del título A través del espejo y lo que Alicia encontró al otro lado publicado por Alianza Editorial en 1973.

Jabberwocky/ Galimatazo

Brillaba, brumeando negro, el sol;

agiliscosos giroscaban los limazones

banerrando por las váparas lejanas;

mimosos se fruncían los borogobios

mientras el momio rantas murgiblaba.

¡Cuídate del Galimatazo, hijo mío!

¡Guárdate de los dientes que trituran

y de las zarpas que desgarran!

¡Cuídate del pájaro Jubo-Jubo y

que no te agarre el frumioso Zamarrajo!

Valiente empuñó el gladio vorpal;

a la hueste manzona acometió sin descanso;

luego, reposóse bajo el árbol del Tántamo

y quedóse sesudo contemplando…


Y así, mientras cavilaba firsuto.

¡¡Hete al Galimatazo, fuego en los ojos,

que surge hedoroso del bosque turgal

y se acerca raudo y borguejeando!!

¡Zis, zas y zas! Una y otra vez

zarandeó tijereteando el gladio vorpal!

Bien muerto dejo el monstruo, y con su testa

¡volvióse triunfante galompando!

¡¿Y haslo muerto?! ¡¿Al Galimatazo?!

¡Ven a mis brazos, mancebo sonrisor!

¡Qué fragarante día! ¡Jujurujúu! ¡Jay, jay!

Carcajeó, anegado de alegría.

Pero brumeaba ya negro el sol;

agiliscosos giroscaban los limazones

banerrando por las váparas lejanas;

mimosos se fruncían los borogobios

mientras el momio rantas necrofaba…

¿Os habéis enterado de algo? En inglés casi es más incomprensible que en castellano, pero os dejo también su versión para que veáis como Lewis Carroll se inventó varias palabras en inglés, que terminaron por incorporarse al lenguaje cotidiano como Jabberwocky que significa poesía sin sentido.

‘Twas brillig, and the slithy toves
Did gyre and gimble in the wabe;
All mimsy were the borogoves,
And the mome raths outgrabe.
‘Beware the Jabberwock, my son!
The jaws that bite, the claws that catch!
Beware the Jubjub bird, and shun
The frumious Bandersnatch!’
He took his vorpal sword in hand:
Long time the manxome foe he sought–
So rested he by the Tumtum tree,
And stood awhile in thought.
And as in uffish thought he stood,
The Jabberwock, with eyes of flame,
Came whiffling through the tulgey wood,
And burbled as it came!
One, two! One, two! And through and through
The vorpal blade went snicker-snack!
He left it dead, and with its head
He went galumphing back.
‘And hast thou slain the Jabberwock?
Come to my arms, my beamish boy!
O frabjous day! Callooh! Callay!’
He chortled in his joy.
‘Twas brillig, and the slithy toves
Did gyre and gimble in the wabe;
All mimsy were the borogoves,
And the mome raths outgrabe.

Como sea, sin duda la versión de Tim Burton, si la habéis visto en 3D como sino, se trata de una versión propia del cineasta, que no deja indiferente con sus acostumbrados espacios siniestros, usando colores negros, índigos, verdes, rojos y grises en contraste con espacios de tonos primarios.

Quizás lo que más se le pueda criticar a Burton es que se haya centrado más en la historia segunda historia escrita por Lewis Carroll, en lugar de la primera, pues el personaje de Alicia vuelve al Pais de las Maravillas con 19 años, aunque se hacen ciertas alusiones a una primera parte en la que Alicia ya habría estado en ese lugar de pequeña, pero que recuerda como un sueño y no como una realidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Alice in Wonderland, un país de ensueño

  1. tengo unas ganas horribles de verla!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s